Un cínico listo.

| Luis Solana

Es curioso lo que están tardando los partidos políticos en tomarle la medida al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Especialmente es desmoralizador la actitud de las fuerzas de izquierdas: siguen en un modelo de todo o nada, que con el actual fraccionamiento del Parlamento, no es estrategia que pueda dar resultados positivos.

Rajoy ha decidido que en esta situación: 1º sin mayoría absoluta, 2º inundado de casos de corrupción, lo mejor es abrazarse al cinismo y al contorsionismo. La comparecencia ante los Tribunales esta mañana ha sido un ejercicio de cinismo  eficaz. La negociación de los presupuestos ha sido (y seguro será) un contorsionismo político inimitable.

¿Se puede negar que el presidente del PP tenga alguna idea de las finanzas del PP? Claro que se puede, pero hay que hacerlo con un aplomo definitivo y sin una fisura entre los colaboradores. Pues ahí está Mariano Rajoy para aseverarlo en la Audiencia. Y sus colaboradores ante cada Juez de distrito.

¿Se puede gastar finas bromas a sus críticos? Claro que se puede si se hace en frases muy cortas que impidan cualquier interrupción del Juez-Presidente: “usted contesta con estilo gallego”;”no lo voy a hacer con acento riojano”.

La acusación particular dió impresión de haber trabajado poco el tema y de no haber medido bien con quién se iba a enfrentar.

Vamos a ver: no tengo la menor duda de que la corrupción ha estado presente de forma aparatosa en la vida orgánica de medio PP, pero me da la impresión de que la Justicia va a tener dificultades en probarlo. No hablo de unos “populares”, que sí que irán a la cárcel, hablo de un Partido que institucionalmente tiene grandes manchurrones pero que las pruebas se están complicando en los Tribunales.

Y es que, el jefe del PP, es un cínico muy listo que ha entendido -además- mejor que otros cuál es el momento político de España.

“Paterna: ejecución”

| Luis Solana

Hoy es 18 de julio y hace 81 años de un baño de sangre española que jamás debemos olvidar.

No voy a contar que soy de aquellos años, porque me separan muchos del horror. Pero tengo algunos años y puedo contaros algunas cosas.

Sabeis (o no) que he pasado dos años en la cárcel por pertenecer a la Agrupación Socialista Universitaria (años 1969 y 70) y allí conocía a varios valencianos socialistas de primera categoría: de dos me acuerdo perfectamente, César Cimadevilla y Tomás Lloréns.

Con ellos hablé de la represión en su tierra y me decían: “hay una frase que se repetía en todos los fusilamientos: Paterna, ejecución”. Esa era la orden simple y atroz de un militar frente a un preso político republicano.

Se calcula que unos 2.000 republicanos valencianos fueron fusilados en las tapias del cementerio de Paterna y enterrados en fosas comunes allí cerca.

Ahora, unos grupos de la sociedad valenciana han decidido buscar los restos de sus mayores cerca de los tapiales de Paterna. Y están apareciendo restos humanos dignos de un mejor entierro. Naturalmente, son republicanos.

Desde aquí pido a la sociedad valenciana: (“Eh, Ximo!”) que dediquen unos pocos esfuerzos y unos pocos recursos a evitar que la memoria funcione desequibrada: los franquistas, recordados, los republicanos, “mejor no revolver el pasado”.

¿Por qué esta injusticia y esta cobardía?

Desde aquí pido a los valencianos que ese horror que fue “Paterna:ejecución” tenga el consuelo de la dignidad final.

París: debate de edades.

| Luis Solana

Mientras en la visita de Estado de nuestros reyes a Londres, la cuestión de edades estaba perfectamente ordenada, en la visita del presidente del EEUU a París, la relación de edades resulta rompedora.

En Londres, a mayor edad de una persona, mayor edad del acompañante e igualdad de rango y, a menor edad de una persona, indicio de una posición de menor rango. En París, las edades dejaban sin pistas fiables al analista.

Repasemos las edades de los protagonistas en París.

El presidente de la República francesa tiene exactamente la misma edad que el hijo del presidente de los EEUU: Donald Trump Jr. , 39 años.

La mujer del presidente francés -Brigitte Trogneux- tiene 64 años y podría haber sido la joven madre de la mujer del presidente americano que tiene 47 años.

El presidente Donald Trump podría haber sido el padre de la mujer del presidente francés: tiene 71 años.

Me apuesto algo a que, de esta visita de edades revolucionarias, saldrán algunos cambios en la política de los “viejos” y un reforzamiento en las posiciones de los “jóvenes”: al tiempo.

Lo de las formas es importante

| Luis Solana

No voy a dar mi opinión todavía. Sólo os pido que repaseis las noticias en vuestros televisores en el día de hoy.

Os las voy a recordar.

La monarquía británica recibe de forma impresionante al representante de la monarquía española.

La presidencia de la República francesa recibe de forma impresionante al presidente de los EEUU.

Esto ha pasado con diferencia de horas. Y la clave (en los dos casos) eran las formas.

Naturalmente que había negociaciones políticas en un caso y en otro. Naturalmente que no eran iguales las posibles consecuencias de una visita y de otra. No voy a debatir sobre eso: quiero saber tu opinión sobre las formas.

No comento esto por casualidad, tiene una intención muy clara: ¿las formas son parte de la política o no lo son? Ya me direis.

Quiero vuestra respuesta: ¿si Pablo Iglesias fuera presidente del gobierno tendría que ponerse ropa de gala para visitar a la reina del Reino Unido?

Que ya lo se, que ya lo se, que eso no va a pasar, lo que os quiero pedir es un debate sobre las formas. ¿Es necesario menospreciar las formas si eres de izquierdas? En mi opinión, es un disparate identificar izquierda con lo cutre 0 identificar la derecha con lo pijo.

Hasta ahora sólo hemos tenido episodios contestarios de tipo menor, pero igual un día esos contestatarios tienen que plantearse eso de la imagen formal.

Pedimos a la derecha que se vista de izquierda: no. Pedimos a la izquierda que se vista de derecha, no. Pido a derecha y a izquierda que su diferencia no sea de formas: que pacten que en cada ambiente se vistan de ese ambiente.

Un socialista inglés se viste de inglés para visitar a la reina. Un izquierdista francés se viste de francés para reunirse con el presidente.

Un izquierdista español necesita distinguirse en un acto público por su indumentaria de izquierdas. Un derechista español nunca dejará de parecer de derechas en su vestimenta en un acto formal.

Seguro que os parecerá un tema menor, pero os repito que me gustaría que volvierais a ver las imágenes de la recepción del rey de España en Londres y del presidente de los EEUU en París.

Eso de las formas no es un tema menor.