Hay gente modesta catalana que cree que España les roba.

| Luis Solana

Hasta hace unos años se podía entender que cierta burguesía catalana dijese que España les robaba. Era un éxito mediático y una trampa de derechas.

Me explico. La burguesía catalana tiene una de las rentas más altas de España y -lógicamente- los impuestos les afectan más que un burgués extremeño. Pero eso es simplemente la clave del sistema impositivo de cualquier país: los que más tienen, pagan más que los que menos tienen.

Lo que ha cambiado el panorama (y por eso tenemos el conflicto que tenemos) es que, la burguesía catalana, las clases altas catalanas, han convencido a los catalanes modestos de que a ellos también les roba España.

No entiendo cómo la izquierda catalana ha caído en esta trampa. No entiendo (por ejemplo) que el PSC no haya dicho nada sobre este engaño habilísimo de los ricos catalanes. ¡Y qué decir de Podemos!

“A mí me ponen más impuestos por ser catalán” No, no: te ponen más impuestos por ser rico; pero los mismos que se ponen a cualquier rico de cualquier rincón de España.

“A mí me ponen más impuestos que a los demás pobres de España por ser catalán” Aquí está la trampa que las clases medias y bajas catalanas se han creído: pero muchos dineros de ricos de España llegan a los menos ricos catalanes y les construyen escuelas, hospitales y ayudan a su bienestar.

Si no se sabe explicar el sistema de impuestos y de gastos e inversiones, pasa lo que nos está pasando en Cataluña.

Por cierto , este problema de no explicar el sistema de impuestos pasa igual en todas las regiones ricas europeas que han dicho alguna vez que quieren ser independientes: todas son las más ricas de su nación.

Los líderes de las independencias son los que más dinero tienen. Y los pobres que les siguen son torpes. Y los partidos de izquierdas que no lo explican son culpables.

España: soy optimista.

| Luis Solana

Pero, oiga: ¡que estamos hablado de Cataluña! No, no: estamos hablando de España. Uno de los errores de muchos debatidores es centrarse en Cataluña y no hacerlo en España.

Si empezamos dicutiendo sobre Cataluña, estamos aceptando que España es otra cosa. No, no: hay que debatir sobre Epaña. Y ahí si que hay que concretar los poderes de las Comunidades Autónomas y las responsabilidades del Estado.

Pero toda la discursión partiendo de España.

Estoy seguro de que los españoles dejarán de pensar que Cataluña es una entidad que no nos quiere.

Estoy seguro de que los catalanes dejarán de pensar que España nos roba.

Unos y otros  (en pocos meses) empezarán a sumar y restar y podrán darse cuenta del disparate en el que hemos entrado todos. Y digo todos y repito todos.

En poco tiempo nos daremos cuenta de que Cataluña independiente no es que no sea legal (que vaya usted a saber) es que no es bueno ni para los españoles ni para los catalanes.

Y no nos engañemos: todo el que piensa que él y sus hijos lo van a pasar peor con cierta política, lo meditará.

2.100 empresas han llevado su sede social fuera de Cataluña. ¿Hay algún idiota que piense que eso no afecta a los dineros de nadie (personas concretas) en Cataluña? Lo siento:he dicho idiota, pongamos insensato.

El día que me cuenten que los trabajadores de SEAT masivamente se han manifestado a favor de la independencia, empezaré a pensar que mi optimismo es un error.

Soy optimista y sólo me falta escuchar a unos políticos que sepan convivir con este problema, viejo y muy mal tratado.

El independentismo ha venido para quedarse.

| Luis Solana

Ciertamente los movimientos independentistas y los unionistas andan muy equilibrados:  ninguno puede decir hoy que gana rotundamente al otro.

Ya se que ha generado muchas risas y muchos chistes la actitud del exPresident Puigdemont, pero ya podeis apostar a que la presencia del expresident en Europa va a ser una “mosca cojonera” para todos los que no piensen como él. Esté aquí o esté allá.

Hay muchos aplausos al presidente Rajoy por haber convocado elecciones el 21 de diciembre, pero igual resulta que los partidos independentistas obtienen mejores resultados en esas elecciones impecables. (Y, por cierto, no se por qué no se recuerda que esas elecciones fueron una exigencia del PSOE: el PP las quería lejos).

Lo he pedido en un post anterior y lo vuelvo a repetir hoy: o se organiza una campaña política y mediática de largo recorrido, o este problema de la Cataluña independentista va a ser un problema de difícil solución.

Hay que explicar de forma machacona los problemas económicos que sufriría Cataluña en una situación de independencia de España. No hay que olvidar nunca que esto de la independencia ha sido una propuesta de la burguesía catalana no de las clases más bajas. Ya lo se, ya lo se que ahora las cosas han cambiado desde que el anarquismo se ha unido al proyecto de los ricos y la izquierda internacionalista ha perdido los papeles.

Con todo este panorama es fundamental aceptar que vamos a vivir sin tiempo límite con el independentismo catalán. Estamos en una batalla democrática en la que hay que convencer.

¿Podemos ganar los que creemos en las ventajas de una España unida? Soy un convencido. Pero es importante saber que va a ser un debate complejo y con altibajos: nada está ganado ni perdido, depende de la inteligencia de los que quieran/queremos ganar.

Os voy a pedir prudencia y firmeza.

| Luis Solana

Claro que hablo de la situación de Cataluña y de la de España. ¿De qué otra cosa se puede hablar en estos momentos? Que os quede claro que algún dia hablaré sobre cómo hemos llegado a esta situación, pero hoy -lo importante- es buscar posibles soluciones.

Una Cataluña colgando por la fuerza de España, no soluciona nada.

Una Cataluña plagada de procesos judiciales, no soluciona nada.

Yo entiendo a los que dicen: ¿pero no estamos ante un caso de delincuencia constitucional? Y yo les respondo: claro que sí. Y a la vez pregunto ¿cuántos catalanes quieres llevar presos a Soto del Real? Supongo que primero al Gobern; me temo que después a los parlamentarios que publiciten su voto, a los pocos día a varios funcionarios (incluidos mossos) que se niegan a obedecer alguna orden.

Una pregunta: ¿qué elecciones se pueden celebrar el 21 de diciembre con 50 líderes catalanes en la cárcel?

Que ya lo se: que somos más y tenemos la razón, pero un pequeño error puede hacer saltar todo por los aires. Esto de manejar sentimientos colectivos es muy complicado y simplificar es insensato.

Pero ¿de qué lado está usted? Que nadie lo dude, estoy con la Constitución y con la autonomía catalana, pero de ninguna manera con la independencia.

¿Cómo se lucha hoy contra un movimiento social del tipo que sea? Primero, con estrategia de comunicación; segundo, con dinero que inquiete. Nunca con la policía, ni tampoco con la fiscalía.

Sobre estrategia de comunicación no digo nada, porque profesionales hay en España que pueden perfectamente diseñar una gran campaña. Pero hay que tomar la decisión de hacer esa gran campaña aquí y en Cataluña sobre todo este debate y sus consecuencias

Lo que sí puedo hacer es hablar del dinero. Es fundamental que los catalanes sientan lo que significa en su bienestar inmediato la independencia: esta crisis de Estado la debería dirigir el ministro Montoro, no el ministro Zoido.

Sueldos, pensiones, certificados de obras etc etc pueden modularse con habilidad y con prudencia para que en muchos hogares catalanes se hable del lío en que les han metido.

Ya lo se que es complejo, pero si no aceptais que estamos ante un reto complejo, no encontraremos soluciones.

Y que nadie me diga que como somos más y tenemos la razón, usemos la fuerza legal. Por ese camino, dentro de unos años veremos a Cataluña planteando de nuevo la independencia y muchos preguntarán: cómo pudo ser.