PSOE: no sabemos lo que nos pasa

| Luis Solana

Ya sabemos lo que nos pasa: precisamente que no sabemos lo que nos pasa.

Estas elecciones primarias han sido la mayor demostración de ignorancia interna que haya vivido ninguna organización desde que hay memoria. Hemos ido a unas votaciones pensando que iba a pasar una cosa y ha pasado exactamente toda la contraria. No se puede creer tanta torpeza.

Y me pongo el primero en esta lista de equivocaciones: yo voté Susana Díaz pensando que todo me indicaba que sería bueno que ganase.

Toda la maquinaria socialista la apoyaba, todos los poderosos territoriales socialistas la apoyaban, todos los medios de comunicación la apoyaban. Y decidí apoyarla.

Hoy resulta que Susana Díaz ha sido la candidata derrotada en unas primarias con más distancia de votos con el ganador; nadie en el PSOE ha perdido más rotundamente unas primarias.

¿En qué nos hemos equivocado los que pensábamos que Susana era ganadora sin la menor duda?

Abrir este debate con valentía y con sinceridad es muy importante para afrontar el tiempo que viene.

Viene un tiempo con un protagonista herido por los otros protagonistas; viene un tiempo encabezado por un triunfador que fue derrotado; viene un tiempo de venganza difícil de evitar; viene un tiempo de redefinición del PSOE que los triunfadores no necesitan afrontar.

¡Qué momento tan complicado tenemos los socialistas! ¡Cuánto patriotismo de partido necisitamos todos!

Pero en algún momento Pedro Sánchez dejará de hacer lo que inevitablemente va a hacer y volverá a mirar a la sociedad española.

Pedro: yo no te he votado y, te digo más, habrás entendido en este texto que me das algún miedo. Dentro de unos meses párate a pensar en los españoles que necesitan a los socialistas.

Pedro: ten la seguridad de que te aplaudiré a tope (sin ninguna duda) si eres capaz de volver a ilusionar a los socialistas españoles y a los españoles.

En todo caso, es tu turno para analizar lo que nos pasa y para intentar solucionarlo.

Buena suerte.

 

Agarrarse a la silla

| Luis Solana

En la política de nuestro mundo tenemos días complicados. Mi consejo: agárrate a la silla de la Democracia y aguanta la que se avecina.

En Francia, empieza un tiempo nuevo con mezcla de partidos y de ideas. No está mal, pero tiene riegos lógicos. Los partidos de hace un par de meses hoy han desaparecido.

En el Reino Unido, Escocia sigue buscando la independencia y (una de las consecuencias) los votantes mayoritarios del Laborismo van a votar independencia. Pero todavía más complicación: el Laborismo  de Inglaterra se pasa a posiciones extremas y espera conseguir un gran impacto. Igual así los conservadores tienen unos buenos resultados.

No se por qué los que se enfrentan a problemas sociales tremendos creen que la mejor solución es revolucionaria. Igual ideas de cambio prudente, valiente y bien financiado son mejor solución que gestos muy mediáticos y sólo útiles para los actores principales.

En EEUU, andamos con un Presidente que puede encontrarse con lo peor de lo peor: considerarle traidor dando información a Rusia. Es que Rusia es parte de la cultura de Defensa de los EEUU: es el enemigo desde hace generaciones. Y el Presidente Trump intenta hacerle buen amigo de cosas poco claras. Es un error impresionante.

¿Y en España? en España la corrupción es claramente consustancial con el antiguo funcionamiento del PP. Y no tiene una solución fácil.

Pero el PP tiene la suerte de no tener alternativa. Mirad lo del PNV: no le gusta un pelo el PP, no entiende la corrupción de PP, pero no encuentra a quién le puede contar su definición de Euzkadi; sencillamente ha encontrado quién le da dinero a cambio de sus votos. Nada de política, nada de visión global de nada: simplemente tú me das dinero y yo de doy votos.

Este acuerdo del PNV y el PP es mejor exponente del modelo mercantil en el que entramos esta legislatura. ¿Política? No, hay que aparcarla: hablemos de dinero.

Una pena.

EEUU, Reino Unido, Francia, España y la UE andan (andamos) con minutos de crisis. Te pido un favor: ¿te importa no tensar lo que vives en tu entorno? Amigo, compañero, buena persona: trata de que las cosas vayan menos dramáticas, menos dogmáticas, menos tremendas: al final, la Democracia y la Libertad son cosa de gentes valientes, sacrificadas y prudentes.

El PSOE vuelve a hacer Historia de España

| Luis Solana

Mira que tenemos líos; mira que tenemos adversarios dentro y fuera; mira que yo no pensaba que el PSOE pudiera dar lecciones a nadie.

Esta mañana, en todos los medios de comunicación, el PSOE ha escrito un capítulo importante de la Historia de la Democracia española: unas primarias con debate público entre los candidatos.

Todos los partidos van a tener que estudiar muy detenidamente lo ocurrido esta mañana en prensa, radio y televisión: se ha debatido el liderazgo del PSOE ante toda España. Y mira que son solamente unos 180.000 los militantes que van a votar el próximo domingo; pero todos los españoles han sido parte de la decisión en vivo y en directo.

Se debate mucho cómo se democratizan los partidos políticos y se analizan asambleas o votaciones indirectas: se terminó el problema, los partidos tendrán que aceptar elecciones primarias con debate público entre los candidatos. Ni Podemos puede ya dar lecciones a nadie convocando asambleas en plazas y calles ,ni el PP puede convencer  nadie que un elegido por los que mandan es el que desean los militantes.El PSOE ha convertido en un sistema antiguo las asambleas o los dedazos desde algún poder: no señores y señoras, desde ahora todos los partidos tendrán que hacer elecciones primarias con debate público entre sus candidatos.

Otra vez España da un paso más en el camino de la Democracia gracias al PSOE.

Me siento orgulloso de mi partido, me siento orgulloso de mi pasado y me siento orgulloso de nuestro futuro con el socialismo como maestro de democracia.

¡Animo Chema!

| Luis Solana

Me refiero a Chema Alonso, dierectivo de Telefónica y encargado de asuntos de incordios en las redes y en los aparatos  informáticos. Más o menos. También es el responsable de “La cuarta plataforma”. (Cuando leo estos títulos empresariales de película de Spielberg,no pregunto, sencillamente espero a su estreno en Canal+)

Pero a lo que vamos. El viernes pasado hacia las 11:30 de la mañana pude detectar algunas visitas apresuradas a los despachos de la planta 9ª del edificio de Telefónica en Gran Vía. Incluido el mío. Un resposable de mantenimiento de sistemas informáticos nos dijo amablemente a mi secretaría y a mi: “por favor: apaguen los ordenadores”. Una breve conversación me dió la pista de lo que ocurría: un intruso en un programa de Microsoft. No entré en debate porque mi sistema es de Apple: me pareció poco correcto en momentos así. Y apagué mi ordenador igual que mi secretaria.

Ya en mi coche de vuelta a casa empiezo a escuchar el terremoto mundial informático que se ha producido en multitud de países y en montones de empresas grandes y pequeñas. Telefónica era lo más llamativo en España pero era una de tantas empresas.

Para esa hora, Chema Alonso, sacó punta inmediata a sus conocimientos de las redes sociales para anunciar que andaba de vacaciones pero que se ponía al frente de algo muy serio que requería la colaboración de todos, aunque no fueran responsables directos de la cuestión. Algunos comentarios apostillaron rápidamente el de Chema con más o menos acierto crítico.

Chema Alonso estoy seguro que lo ha pasado mal y, desde aquí, quiero darle ánimos para que triunfe en una lucha que desde el viernes tiene características de pelea mundial.

Porque Telefónica tiene que ser modelo y guía para evitar estos ataques a nuestra libertad digital.

No lo olvideis: nuestra libertad digital está y estará cada día más estrechamente ligada a nuestra Libertad. Mucho cuidado con frivolizar o bromear con lo que nos ha sucedido el pasado viernes.