De charla con la AUGC

| Luis Solana

thumb_2556_news_wideLa AUGC es la Asociación Unificada de Guardias Civiles. El hecho de que exista la AUGC en el seno de la Guardia Civil siempre me ha parecido la mejor demostración de que los cambios democráticos en España llegan hasta los últimos rincones: ¡Guardias Civil asociándose, manifestándose, opinando! Y no pasa nada. Y no dejamos de tener un eficiente Cuerpo de Seguridad para España y para los españoles.

Es verdad que la AUGC siempre se ha debatido entre ser una asociación sindical y reivindicativa y ser también una asociación que defina la propia esencia de la Guardia Civil. Leído su Boletín nº 31 de enero de 2016 creo que ha optado por ser una asociación sindical.

No se puede ser sindicalista si se duda de la esencia de la empresa donde se trabaja: si hay esas dudas (que respeto) lo mejor es hacerse político, no sindicalista.

Como es humanamente lógico, la AUGC inició su vida con algunas dudas sobre la esencia de la Guardia Civil. Por decirlo claro y por derecho: hubo dirigentes que dudaron del carácter militar de la Guardia Civil. Leído este Boletín nº 31, el sentido sindical de la AUGC está plenamente explicado con su acción interna y con su presencia pública.

Para lo que valga, yo me partiría la cara para conseguir que los Guardias tuvieran representantes de tipo sindical y me la partiría igual para evitar que se dudase de la esencia de una institución que tiene una de sus características fundamentales en su organización de tipo militar.

Estimados dirigentes de AUGC: buen trabajo y a vuestra disposición como Guardia Civil Honorario.

(Y un detalle muy, muy menor: no publiqueis anuncios de empresas mezclando sus imágenes con vuestro uniforme: lo digo por un chirriante anuncio del Banco Santander)

¡Márchese, señor Rajoy!

| Luis Solana

rajoyNo dudo que todos recordareis la crítica de José María Aznar a un Felipe González terminal. Aquel grito de Aznar en el Parlamento pidiendo que se fuera González del Gobierno, fue el prólogo de unas elecciones que perdió González.

Ahora tenemos un bloqueo parlamentario que depende de lo que haga el PP. Perdón: depende de lo que haga Mariano Rajoy.

El panorama no es desolador pero es triste. Un Jefe del Estado (el Rey Felipe VI) haciendo rondas de entrevistas mediáticamente interesantes pero políticamente absurdas. Los directores de cada partido político visitando al Rey por la mañana y a los platós televisivos por la tarde con dudas sobre casi todo. Y los más osados definiendo políticamente a todos y a todo. Y un genio político como Felipe González dudando de todo y apoyando a todo.

¿Qué puede pasar?

Un joven español que trabaja en Londres en un gran banco de inversiones, me preguntaba el otro día en un encuentro empresarial en Sevilla: oiga, señor Solana ¿qué puede pasar en España?

El tono era típico de alguien que no ha vivido muchas crisis políticas ni en España ni en Europa, pero era un tono de preocupación de un buen gestor de fondos de inversión multinacionales.

Mira muchacho: en estos asuntos de la política, la clave es simplificar; la política es muy compleja aquí y en todas partes; un analista económico o un inversor lo que tiene que hacer es aprender a simplificar.

¿Y en España? Pues lo único que hay que hacer es quitar a Mariano Rajoy del escenario: al día siguiente tenemos soluciones para un Gobierno estable .

Mira muchacho: el tapón democrático en España se llama Mariano Rajoy.

Y aprende a simplificar.

Educando a PODEMOS

| Luis Solana

Hay algunas ideas que deberíamos debatir pausadamente. La primera: PODEMOS es un partido de izquierdas; la segunda: PODEMOS es un partido imposible de encajar en una democracia europea; la tercera: el PSOE está obligado a educar a PODEMOS.

¿Y por qué el PSOE tiene que educar a PODEMOS? Pues porque es imposible llegar a mayorías democráticas de cambio sin PODEMOS, segundo, porque el PSOE sabe muchísimo de cómo hay que educarse para lograr una izquierda eficaz para los desfavorecidos.

En España se nos olvida la Historia a una velocidad exactamente igual que el cambio generacional. A los actores de hoy no les suena a nada lo que se hizo hace 40 años. Más aún, piden que están en un tiempo nuevo y que es su turno y que les dejen decidir.

Es una pena que no haya algún punto de encuentro entre dirigentes actuales de PODEMOS y viejos dirigentes del PSOE: lo pasarían muy bien comprobando que PODEMOS está repitiendo las mismas exageraciones que hicimos en el PSOE para empezar el cambio por el que luchábamos. Lo que pasa es que los del PSOE nunca fuimos una amenaza para la libertad y los de PODEMOS sí que lo pueden ser.

Me explico: los del PSOE recibimos dinero de partidos socialdemócratas alemanes y franceses. No tengais duda: yo mismo fui correo en más de una ocasión. Los de PODEMOS reciben dinero de partidos de dudosa capacidad democrática, de Venezuela seguro, de Irán pues igual sí o igual no. Hay una diferencia en todo esto muy importante.

Pablo Iglesias (II) dice que quiere conquistar el cielo. Alfonso Guerra dijo que a España no la iba a conocer ni la madre que la parió. Sinceramente, me parece más revolucionario Alfonso Guerra por proponer metas de cambio decidido, pero posible.

Pablo Iglesias (II) se presenta con coleta y con vestimenta rompedora. A un socialista de hace tres décadas le suena absolutamente normal: los trajes de pana de los socialistas eran un ruptura de la estética del momento, igual que lo que los podemitas pretenden que sea un mensaje su vestimenta deportiva.

Y un día solemne, los socialistas escuchamos de boca de Felipe González que teníamos que ser socialistas antes que marxistas. Todo empezó a ponerse en carriles democráticos y racionales. Lo complicado de PODEMOS es que no son marxistas ni nada que tenga que ver con la ideología revolucionaria: son partidarios de cambiar las injusticias sin más detalles. Y son más teatrales que eramos los socialistas e igual de ineficaces que eramos los socialistas de los primeros tiempos. Pero los dos soñábamos/soñamos con que las cosas no podían/pueden ser como eran/son.

Supongo que en los próximos tiempos nadie va a querer negociar nada con PODEMOS: es normal y se lo han ganado a teatral pulso. Pero insisto que tenemos que intentar educar a PODEMOS: son muchos votos que se pueden educar democráticamente.

¿Les invitamos a reunirnos en el ATENEO de Madrid (por ejemplo) para repasar nuestras historias? Apuesto doble contra sencillo que en tres meses entienden hasta lo que les pasa a sus colegas griegos.

Por favor, PSOE y CIUDADANOS, más habilidad, que estamos delante unos grandes actores que sueñan y no ante unos revolucionarios que inquieten: hay que buscar la forma de que entiendan que, si se despiertan y se bajan del escenario, son muy útiles para que los españoles mejoren su calidad de vida y su futuro.

Estoy seguro que dentro de un años muchos militantes de PODEMOS estarán coincidiendo en algunas agrupaciones socialistas.

Y que dentro de 40 años habrá quien dude otra vez.

¡Otra vez la pinza!

| Luis Solana

Rajoy-Iglesias-Juan-Mairena-Podemos_EDIIMA20151030_0598_23Parece mentira pero otra vez vamos a vivir la pinza. Cuando digo “vamos” me refiero a los que algo tenemos que ver con el PSOE.

Esto ya pasó cuando pactaron Aznar y Anguita. Y es impresionante cómo se parecen los mensajes de esos protagonistas y los de los dirigentes de ahora.

Pero ¿cómo se responde a esa pinza hoy? Mucho más complicado hoy que ayer.

Una consecuencia interesante (que hace años no existía) es que la centralidad para decidir qué va a pasar la tiene CIUDADANOS. En las próximas conversaciones de todos con todos, la clave la tiene CIUDADANOS.

El PSOE sigue siendo muy importante (como lo es el PP) pero quien puede decidir quién gobierna España va a ser CIUDADANOS.

Otra cosa será si tenemos que votar otra vez (ójala que no) porque entonces vamos a tener que ser mucho más “patriotas” del PSOE que otras veces.

Esta obsesión (en democracia) de la derecha española por pactar con la izquierda española para derrotar al PSOE, es digno de análisis.

 

Antena 3 y La 6ª tienen un dueño muy listo

| Luis Solana

atresmedia_607Es muy lógico que, un empleado de una empresa, sea leal con la empresa que le da trabajo. Pero nadie había pensado que se puede fomentar competencia entre empresas que son del mismo dueño. Y que puede ser muy positivo para el negocio. El caso del Grupo A3Media es un modelo a estudiar.

Resulta que en España se ha abierto un mercado de votos más divergente que en otros tiempos. Los medios de comunicación tradicionales hacen lo de siempre: el Grupo PRISA (la SER como ejemplo) se decanta por el PSOE; la COPE no duda y se pone a las órdenes del PP; OndaCero anda con Ciudadanos y algo progre sin definir; el Grupo 4 y 5 TV están desconcertados (¡qué daño hizo Berlusconi!) y hacen buenos programas populares en casi todos los campos; pero el Grupo A3Media descubre cómo se hacen negocios en los medios con eso de la política.

Lo explico más claro: Antena 3TV se posiciona por lo sensato y conservador. La 6ª apoya decididamente a PODEMOS y su reto a lo tradicional. Las dos son del mismo dueño.

Me puesto doble contra sencillo que el negocio de Antena3 y La 6ª está consiguiendo resultados muy superiores a los del grupo italiano dueño de La 4 y La 5.

Y es que era lógico: la política es también un negocio para los que no piensan en política sino en negocio. ¿Me explico? Igual no. Lo digo más claro: un medio de comunicación que no cree en nada puede decidir apoyar a una idea y a la contraria con la condición de que consigan publicidad las dos.

Los dueños de Antena3 y de La 6 lo han conseguido.

Cuidado,cuidado, que no critico a los dueños de A3Media: les admiro como empresarios.

Pero me dan pena algunos grandes periodistas convertidos en empleados ideológicamente sectoriales.

¡Qué poder tiene un dueño de un medio de comunicación!

Una madre oportunista y un Rey inoportuno

| Luis Solana

Podemos-Carolina-Bescansa-Inigo-Errejon_94250608_429442_1706x960Que esta legislatura no va a ser igual que las anteriores, está claro. Pero, cuando hay muchas imágenes que se salen del guión tradicional, es bueno tratar de hacer resúmenes y centrarse en los asuntos capitales.

Estimo que los dos temas más llamativos han sido, la llegada al hemiciclo de la diputada Bescansa con su hijo y la negativa del Rey a recibir a la presidenta del Parlamento de Cataluña.

Vamos a ver si os cuento algunas de mis ideas teniendo claro que: creo en el definitivo papel del Parlamento; y que soy monárquico por racionalidad puntual.

Si una madre-diputada quiere hacer publicidad de sus ideas apoyándose en su situación de madre y de diputada, ni una queja. Pero que todos los ciudadanos tengamos claras algunas ideas: ha sido un acto de publicidad política, no de necesidad maternal.

Todos y todas los padres y madres jóvenes sueñan con una guardería y una posibilidad de compartir los primeros cuidados de su hijo con su trabajo. La diputada señora Bescansa lo ha escenificado muy bien, pero que nadie se equivoque, ella es ya una privilegiada con sueldo y guardería.

¿Y el Rey? El Rey parece que no ha entendido que es Rey de todos los españoles, sean monárquicos o republicanos, sean separatistas o unitarios, sean lo que sean o lo que no sean. Eso de no recibir a la presidenta del Parlamento catalán por aquello de que es un Parlamento que va a luchar por la independencia de Cataluña, es un error básico.

No tengo la menor duda de que el presidente Rajoy le habrá pedido que no reciba a la persona que preside democráticamente el Parlamento catalán. Rajoy puede tener sus ideas (igual yo puedo compartirlas en parte) pero no puede complicar la acción integradora del Rey Felipe VI: es un disparate democrático. Y monárquico.

La diputada Bescansa hace demagogia hasta con su hijo; el Rey Felipe VI no se entera de su responsabilidad neutral.

No opino más: vosotros podeis valorar las dos situaciones.

Se va Mas: falta Rajoy

| Luis Solana

imagesHace unos días, el 27 de diciembre del 2015, pedí en este blog que se fueran Rajoy y Mas.

Se ha ido Mas; fata Rajoy.

Que nadie entienda mal esta demanda: es pura lógica política. Si una figura brilla mucho pero complica otro tanto, lo mejor es que se vaya.

Artur Mas hacía imposible que una fuerza de izquierdas (la CUP) acordara nada con la burguesía independentista.

Mariano Rajoy hace imposible que un partido de progreso acuerde nada con partidos burgueses para afronta juntos los problemas (serios) que tienen España y sus ciudadanos.

En mi vida política y empresarial, siempre me ha sido de gran utilidad simplificar los problemas.

En Cataluña han sabido resolver el primer capítulo de sus problemas decidiendo que Artur Mas debía marcharse.

Hoy y ahora el problema que impide que España pueda progresar pactando se llama Mariano Rajoy.

¿No podemos centrarnos en lo fundamental y copiar (un poco)  a Cataluña?

 

PODEMOS tiene que ser menos cínico

| Luis Solana

1399569896_077942_1399581512_noticia_normalLa verdad es que si no lo veo, no lo creo: PODEMOS ha anunciado oficalmente hoy que puede ser tan cínico como sea preciso para intentar llegar a unas nuevas elecciones generales en las que piensa que superará al PSOE. PODEMOS ha aprendido en muy pocos meses todo el cinismo que algunos políticos de otros partidos necesitaron años para incorporar a sus discursos.

Dos detalles que os dejarán muy claro ese nivel de cinismo.

1º Exige grandes reformas sociales, naturalmente, pero sólo una línea roja: el referendum en Cataluña. Eso de las reformas se puede hablar, debatir y llegar a acuerdos con toda seguridad, pero sobre un referendum ilegal en Cataluña, no se puede dudar: hay que aceptarlo así si quieres pactar algo con PODEMOS.

2º En el PSOE hay socialistas “buenos” y los hay “malos”: los buenos son los que coinciden en todo con PODEMOS, los malos, todos los demás que no se pliegan a líneas rojas imposibles.

Vamos a ver si está claro: PODEMOS no quiere un gobierno alternativo al PP, quiere nuevas elecciones. Y con los mensajes más cínicos posibles de prólogo.

Me voy a permitir recomendar al PSOE que intente una operación parecida en algo a la que ha puesto en marcha PODEMOS, para así poder llegar con fuerza a las próximas elecciones.

El PSOE tiene que anunciar que está dispuesto a ceptar una “gran coalición” en España por razones patrióticas, con una sola condición: que el presidente del Gobierno (del PP) no sea Mariano Rajoy.

Oye, dadle una pensada a la cuestión en Ferraz. Y, por allí, por PODEMOS no aprendais a ser tan cínicos desde tan jóvencitos.

Dos líderes que tienen que marcharse

| Luis Solana

54e6e37661ff6Lo digo rápido y por derecho: hay dos líderes que no deben seguir liderando nada porque no se lo merecen ¿Te figuras de quién hablo? Seguro que sí, pero por si tienes dudas te doy los nombres: Mariano Rajoy y Artur Mas.

Son dos personajes que tienen necesariamente que irse de la política española. No hacen más que complicar un cambio de tiempo donde la ética va a ser muy importante. Ellos no pueden estar en ese futuro (el que sea) que vendrá dentro de poco y que nunca podrá contar con esos dos nombres.

Toda la miseria golfa de este tiempo (que la comparten muchos nombres y muchas instituciones) se puede personalizar en dos líderes políticos que se tiene que ir: Mariano Rajoy y Artur Mas.

Somos muchos los españoles que hemos escuchado con estupor las razones para robarnos que han explicado Rajoy y Mas. Vale: en algunos casos no lo han explicado ellos, lo han explicados sus adjuntos.

Ya lo se, ya lo se: hay muchos ladronzuelos por aquí y por allá, pero ladrones a lo bestia sólo hay dos: gentes del PP y gentes de CiU.

Y hay dos actores (igual son beneficiarios o igual no) que son D.Mariano y D.Artur.

No se puede regenerar la vida democrática española mientras sigan mandando algo Rajoy y Mas.

Me da infinita pena ese colectivo que se llama CUP votando de forma degarrada si son cómplices de un jefe de golfos o marchan a la decencia.

Me parece sorprendente que gentes lúcidas y entregadas como son los militantes del PP no se den cuenta de que con Rajoy  de líder son parte de la basura de cierto tiempo.

En España hay muchos problemas. En España las soluciones son complicadas. De acuerdo.

Pero tenemos que aceptar un mínimo común denominador: con Rajoy y con Mas nada podemos pactar por una España nueva.

¿Y tú qué opinas, buen compatriota?