¿Suprimir la Amnistía? Ni hablar.

| Luis Solana

Algunos miembros jóvenes de un partido reciente que forma gobierno con el PSOE, han planteado la derogación de la Ley de Amnistía que se aprobó durante la  Transición. Por esa Ley, se condonaban todos los delitos políticos previos a la Transición. Seamos claros: se amnistiaban todos los crímenes del franquismo durante los años de la Dictadura. A renglón seguido, salieron de las cárceles numerosos presos políticos del PCE, de CCOO, independentistas, anarquistas, socialistas y demás combatientes contra la Dictadura. Sí, sí, también salieron cientos de compañeros detenidos en los últimos años del franquismo, salieron a la calle, libres, como debía de ser. Incluidos algunos etarras. Pero esa decisión se hubiera adoptado en cualquier caso y en poco tiempo. Lo que se debate es por qué se aprobó una Ley que deja impunes todos los crímenes del franquismo en sus años de gobierno de España. Y yo no quiero que se toque esa Ley: lo perdonado, perdonado está. Estamos viviendo una Democracia plena gracias -también- a esa Ley.

Seguro que algún jurista encontrará alguna formula para que esté en funciones la Ley de Crímenes contra la Humanidad y ,quizás, se encuentre algún caso de asesino franquista que se pueda encuadrar en esta disposición Internacional. Pues que la legalidad internacional se aplique. Pero, el inmenso y dramático resto, está amnistiado.

Para que no haya dudas sobre esta mi posición ante el debate sobre la Ley de Amnistía, cuento un poco de mi vida. Quizás no sea muy oportuno o quizás sí.

Al final de los años 50 yo era un estudiante universitario activo en hacer publicidad socialista: la Asociación Socialista Universitaria (ASU) vinculada al PSOE. El año 1959 fui detenido por la policía mientras hacía la Milicia Universitaria como sargento en el campamento de Montelarreina (Zamora). Conducido por militares, fui encarcelado en los sótanos de la Dirección de Seguridad del Estado (hoy Comunidad de Madrid en la Puerta del Sol). Pasé allí quince días y quince noches. Por cierto, sabía que era de día porque un ciego vendedor de la ONCE golpeaba con su bastón muy cerca de una ventana de ese sótano y anunciaba la venta del cupón: era de día. En horas diurnas y nocturnas unos policías me interrogaban con brutalidad sin límites sobre mis actividades, compañeros, etc. Dirigía los interrogatorios un comisario tristemente famoso: el Comisario Yagüe, que (inolvidable) golpeaba con su brazo escayolado.

Tengo, por lo tanto, todos los datos de un delincuente político. ¿Queda fuera de la Amnistía? De ninguna de las maneras: no eran crímenes contra la Humanidad.

(Terminé juzgado por un Tribunal militar que el 28 de septiembre de 1959 me condenó a tres años de prisión por rebelión militar. He pasado 15 días en los sótanos de Sol y dos años entre las prisiones de Carabanchel y Murcia).

Yo defiendo la Ley de Amnistía. Sí, precisamente hoy, 20 de noviembre, aniversario de la muerte del Dictador hace 46 años.

 

La emigración también puede ser un arma.

| Luis Solana

Valla del campo de refugiados de Lesbos

La frontera entre Bielorrusia y Polonia está presenciando una forma novedosa de guerrear: utilizar a los emigrantes como  un instrumento de presión; vamos, como un arma agresiva.

Según pasa el tiempo, es seguro que esta forma de hacer violento un conflicto será cada día más frecuente: a más emigrantes en frontera, más difícil de evitar los asaltos fronterizos.

Ni los españoles, ni los países que se relacionan con nosotros, se habrán sorprendido de los violentos confrictos en la frontera de Polonia: ya los hemos tenido muy parecidos hace unos pocos meses en la frontera de Ceuta con  Marruecos. Lo mismo que en Polonia, un país que en sus fronteras acumula gran número de emigrantes que desean marchar y marca, con toda la presión humana posible, zonas de muy difícil defensa con este nuevo arma cargada de dolor ya antes de ser utilizada. En Ceuta fueron miles de jóvenes tratando de entrar y entrando por las zonas de mar fronterizo. Muy difícil defensa. Frente a la acumulación de ciudadanos en una frontera, no sirven ni los alambres de espinos (tan criticados sin conocer el contexto).

Es impresionante ver en la frontera polaco/bielorrusa cruzar por el cielo unos bombarderos rusos como aviso de no se qué, pero nada prometedor.

¿Qué puede hacer Polonia? (Y España, si esto nos pasa en Ceuta y Melilla). Difícil; muy difícil solución. Siempre, en cualquier conflicto del tipo que sea, si alguien está dispuesto a morir (sin llevar armas) para conseguir una meta del tipo que sea, es muy compleja la Defensa. Aquí, los muros, los famosos muros americanos, tienen toda su vigencia otra vez. Europa, siempre crítica con este tipo de separación entre países, se puede convertir en un adalid del sistema a poco que ciertas fronteras entren en tensiones tipo Bielorrusia/Polonia.

España, sería conveniente que fuera tomando buena nota de la nueva «guerra de fronteras» que se está diseñando allá en un cercano Este.

Un Premio Nobel tremendamente humano.

| Luis Solana

Dolor

Este año el Premio Nobel de Medicina ha sido concedido a dos investigadores por su trabajo para descubrir dónde  empezamos a sentir el dolor y cómo nos llega al cerebro el dolor.

El dolor es uno de los mayores temores del ser humano. El dolor limita cualquier cosa e impide las demás.

Pues ya podemos lanzarnos a desarrollar aislantes del dolor, porque se sabe dónde se inicia el aviso y cómo llega hasta el cerebro la señal sensitiva.

El Jurado del Nobel define muy sencillamente el éxito: «por su descubrimiento de los receptores de la temperatura y el tacto«. Nunca pensaría que un premio Nobel lo ganaría una investigación aparentemente tan elemental como saber cómo nos enteramos de que algo nos crea dolor y cómo llega esa señal al cerebro. Los investigadores D.Julius y A.Patapoutian lo han encontrado.

Pero, además, es impactante conocer qué instrumento han utilizado para provocar las sensaciones de calor y frío  en las células adecuadas: ¡unos pimientos picantes y el mentol del chicle!

«Estas investigaciones abren un campo para la fabricación de compuestos que traten el dolor crónico e inflamatorio».

Es cierto que se ha acelerado enormemente nuestra capacidad de entender casi todo, incluido el ser humano, pero este Premio impresiona por la sencillez del proceso de investigación y la magnitud de las consecuencias.

Con la resaca de la pandemia en nuestras carnes, estos logros científicos dan moral y más y más razones para esperar nuevos descubrimientos que nos mejoren la calidad de vida.

¿Quién pone recursos para que España sea una pieza importante en estas mejoras del conocimiento?

 

¿Me explicas el recibo de la luz?

| Luis Solana

Es fácil encontrar cargos públicos que expongan en los medios de comunicación sus datos de por dónde va el precio del kilovatio, pero nadie explica por qué sube o baja el precio de los kilovatios y mucho menos de los componentes de un recibo de la luz.

Estamos a punto de copiar parte del sistema de información de la pandemia, con unos portavoces fijos y de aparición periódica que explican los efectos, pero es raro que se presenten portavoces que expliquen qué es esta pandemia, daños, métodos de curación o prevención, qué es ese ser vivo que nos ataca y tantas cuestiones sin respuesta.

Cada cierto tiempo y periodicidad, un portavoz del Gobierno nos informa de la última subida del precio de la luz. Pero ¿por qué sube la luz? ¿dónde está el portavoz que nos explique ese recibo que nos llega a casa cada mes?

Voy a poner un ejemplo de un recibo de la luz y una petición a quien corresponda de que nos lo explique.

Consumo electricidad:  1.227 kWh    0,143690 €/kWhora      176,31€

Término de potencia P1 (13.200kW)    29 días 0,086945 €/kW día   33,28 €

Término de potencia P2 (13.200kW)    29 días 0,006813 €/kW día      2,61 €

Impuesto electricidad                          212,20 €   0,051126932             10,85 €

Alquiler contador        29 días       0,044828  €/dia        1,30€

IVA 21%       47,11 €

TOTAL FACTURA    271,46 €

Se entiende perfectamente el término «Consumo de electricidad» y las siglas IVA. El resto está está lleno de interrogantes. ¿Sabes por qué pagas una «potencia P1» y una «potencia P2»? ¿Y a qué se refieren esas «potencias»? ¿Por qué pagas un «impuesto electricidad» y luego se añade el IVA incluso a ese impuesto?

En el ejemplo que estoy usando, estos datos aparecen en la primera página; luego vienen una segunda y una tercera,supongo que para ampliar la información:no las comento por aquí para no alargar la incomprensión.

¿Alguien tendría la formación precisa para explicar este recibo? Y luego, si posible, explicar los costes basicos de esa luz que llega a una casa.

Sostengo, y reitero aquí, que gobernar es explicar las cosas. ¿Alguien que gobierna podría explicar este recibo?