Lo que faltaba: ahora Castilla-León

| Luis Solana

Es que me cuesta creerlo. Es que he leído varias veces las noticias sobre el asunto. Es que me parece lo último: también una región modesta (gobernada por el PP) está llena de comisiones ilegales pagadas a gentes del PP.

Pero hay más que comentar: es que ahora las comisiones tienen que ver con las “energías renovables”.

Lo que nos quedaba: buscando el progreso ambiental (algunos) en el PP deciden cobrar comisiones.

Me duele muchísimo que esto esté ocurriendo en una región que necesita cada euro para supervivir.

Me duele muchísimo porque es una región a la que he dedicado años de mi vida política como diputado por Segovia.

Me duele muchísimo porque en la región hay personajes tan atractivos como la Alcaldesa de Segovia que ha sabido convertir una cárcel en un centro de cultura.

Me duele muchísimo que en esta región también roben personas ligadas al PP.

Me duele muchísimo.

El final de todo esto lo tiene el PNV.

| Luis Solana

Los casos de corrupción llegan a todos los telediarios y empiezan a cansar. Vamos a ver: la clave del problema la tiene el PP. Si esta idea tan simple no se acepta (y hay votantes del PP que no la aceptan) no hay solución a una corrupción estructural ligada a la financiación del PP y con propinas para algunos operadores del dinero público.

El PP (la derecha) se ha financiado siempre con ayuda de algunos empresarios privados (y algunos abusos públicos).

Todos los Tesoreros de AP-PP han pasado por los Tribunales. Todos.

Ahora salen golferías territoriales con líderes territoriales. Nada nuevo: todo el PP se ha financiado siempre de forma irregular y con apoyo de muchos empresarios privados insensibles a la ética. Si las cosas tenían que ver con la construcción y las obras públicas, mejor que mejor.

La primera conclusión que saco es  que -en la corrupción-  nada se puede resolver si el PP no colabora.

Y una segunda conclusión: el único que puede terminar con el gobierno del PP es el PNV.

Los Presupuestos Generales del Estado parece que van a ser aprobados con los votos del PNV.

Pues conviene que quede claro que, si el PNV no apoya estos Presupuestos, el PP tendrá que convocar Elecciones Generales y ahí podremos pasar factura a un PP corrupto.

El árbitro político en estos momentos es el PNV. ¿Quiere otros Presupuestos? los puede proponer ¿Quiere otro Gobierno? que nos de alguna pista, porque nos puede ilusionar.

En España hay que poner freno a la corrupción, pero no hay que ser demagogo, hay que proponer soluciones políticas concretas.

Y pienso que las claves las tienen el PP y el PNV.

 

O se castiga al que paga o esto no terminará nunca.

| Luis Solana

Otra vez un escándalo de políticos enriquecidos de forma ilícita. Casi todos por desviar contratos públicos a quien no debían o por hinchar pagos que no debían o ,simplemente, por enriquecer a alguien al que no debían. Y siempre recibiendo a cambio un dinero que no debían.

La Justicia está empezando a despertar y los políticos corruptos de estos años van a ver cómo su enriquecimiento incorrecto se empieza a castigar. Todos debemos felicitarnos.

Pero nada de todo esto es nuevo. Aquí, en España, hay muchas personas que están disfrutando de una riqueza que consiguieron de forma ilegal porque alguien les premió por concederle algo.

Y esto ha sido así desde la Transición. ¿Se acuerda alguien de que el tesorero de AP, señor Naseiro, paseó por los Tribunales, al inicio de la Democracia, hasta que alguien dijo que había prescrito no se qué?

Nada de esto que ahora nos indigna es nuevo. Y nada de esto se terminará hasta que se condene seriamente a los que pagan.

Hay que castigar al político que cobra por cobrar a sabiendas que una decisión no es justa, pero hay que castigar (por lo menos igual) a una persona o una empresa que que le paga a sabiendas que está intentando forzar una decisión.

Que nadie se engañe: no hay manera de evitar la corrupción mientras no se castigue a los corruptores.

¿Alguién sabe quién pagó a unos diputados socialistas para conseguir que Esperanza Aguirre saliera elegida presidenta de Madrid por incomparecencia de dos comprados? Nadie. ¿Esperanza Aguirre investigó algo sobre el asunto? No. Y ahora llora sobre la imagen de unos amigos (cómplices con ella) del silencio sobre la clave de su elección: ¿quién pagó?

Me encanta la ola de justicia que inunda a todos los partidos de la oposición al PP. Está muy bien. Pero así no se regenera la vida pública.

La política española se regenerará cuando se lleva a la cárcel a los que pagan al mismo tiempo que los que cobran.

 

 

 

Trump, quiere simplificar los conflictos

| Luis Solana

El Presidente de los EEUU, Donald Trump, se ha encontrado con una larga serie de conflictos en diversas partes del mundo y ha decidido simplificar los retos. Si tiene que haber conflictos, que sea con grandes contendientes, no con pequeños países.

¿Qué hace EEUU peleando en Siria o en Afganistán o con riesgo de hacerlo con Corea del Norte?

Seguramente, conflictos ha de haber, pero que sean con países grandes. Conflictos con China, con Rusia o con Irán se pueden manejar hasta el punto de convertirlos en guerras frías estables; pero conflictos con países pequeños y sin poder real, pueden ser de duración infinita, de mortalidad constante y sin ninguna gran ventaja para el que gane.

El Presidente D.Trump va a intentar emplear toda la fuerza militar de los EEUU para cancelar los pequeños conflictos.

Seguro que estará avisando a China a Rusia y a Irán de que con ellos no tiene ni quiere tener conflictos: tiene diferencias, pero no conflictos. Le gustaría su beneplácito para terminar con esos conflictos pequeños que sólo hacen que complicar las relaciones entre los grandes países.

Estamos ante un intento de reedición de una cierta “Guerra fría”: que cada gran país resuelva como quiera sus conflictos con países menores de su entorno, pero entre los Grandes siempre equilibrio respetuoso.

Vamos a ver cómo va evolucionando esta nueva/vieja estrategia americana y cómo se va aceptando o no por parte de las otras grandes potencias.

Porque puede funcionar.