Esto se podría arreglar

| Luis Solana

La verdad es que la situación de España y de los españoles es de las más difíciles que hemos vivido nunca. ¿Hemos tenido situaciones peores? En mi opinión, sí. ¿Por qué ahora nos parece la situación peor que nunca? Pues porque es la primera vez, en nuestra joven Democracia, que lo grave no son sólo los problemas, sino que los que pueden solucionar esos problemas, también están en crisis. Situaciones de crisis en la industria,por ejemplo, las hemos pasado peores. Situaciones en ciertas instituciones (como la Policía) que generaban enorme rechazo, las hemos sufrido peores. Dudas sobre muchos líderes, las hemos vivido de tono mayor. Pero nunca hemos tenido al mismo tiempo una serie de crisis y una incapacidad de darles respuesta por parte de los responsables de los problemas. Repasemos.

Lo más atroz es el nivel de paro registrado. ¿Cómo se podría solucionar? Tranquilos: no voy de demagogo oportunista. Pero se pueden y deben hacer algunas cosas. ¿Dónde está una ley de emprendedores que prometió en gobierno? ¿Para cuando una simplificación valiente de los trámites para crear una empresa? Silencio culpable de los que mandan. Ya os contaré más ideas cuando dedique un post monográfico a este asunto. El tema se lo merece.

Lo más llamativo es la crisis de la monarquía. Poner en cuestión de forma generalizada a la primera magistratura del país es poco corriente sin que haya riesgos importantes para todos. ¿Se puede solucionar? Creo que sí; con mucha prudencia y decisión, pero se puede solucionar. Lo primero, aceptar que una ley de transparencia presupuestaria tiene necesariamente que incluir la corona; lo segundo; no hay que precipitarse en renuncias o dimisiones: esperar a que la salud del rey demuestre públicamente si puede seguir en su labor o no. Si puede, debe seguir; si no puede, debe abdicar. Y todo sin más ruidos y sin mezclar otros temas.

La bomba mediática está siendo el “caso Bárcenas”: afecta al futuro del primer partido político de España, el PP. El PP no se puede ir a las alcantarillas de la Historia por un posible robo continuado de uno de sus militantes. O de muchos. (No soy del PP, pero respeto enormemente a quienes valoran sus ideas). El PP tiene que hacer algo normal en la vida de las instituciones clave: tiene que sacrificar una parte de su estructura para que el conjunto superviva. Que lo piensen, que lo definan y que lo lleven a la práctica pronto.

La novedad política más importante, es que el PSOE ha dejado de ser referencia en el conjunto de España. Hasta hace muy poco sólo el PSOE y la Guardia Civil estaban presentes en toda España. Hoy las dos instituciones lo tienen complicado. ¿Eso es bueno o es malo? Pues depende cómo termine el pacto entre el PSOE y el PSC y entre la Guardia Civil y las policías autonómicas. (Espero que se me entienda). Pero es una crisis que se puede superar. Lo que no tiene duda es que -después de esta crisis- el modelo de convivencia de los españoles no será igual mañana que ayer.

Todo parece estar dominado por la corrupción. Es en mucha parte verdad. La velocidad con la que se han podido hacer ricos ciertas personas durante estos años, les ha llevado a muchos a apretar el acelerador de la desaparición del freno ético. Del legal hablo menos. A largo plazo, lo malo es que nos hayamos olvidado de la ética; a corto, espero que la Justicia nos ayude a recuperar la moral social y empresarial perdida. Tendríamos que incorporar a leyes y costumbres la tradición anglosajona de cuidado de los impuestos: ese dinero es nuestro y debemos ir a la policía cada vez que sospechamos de un abuso. Pero también debemos ser implacables con los que “donan” dineros a los que tienen poder en el BOE de turno. No sería muy difícil llegar a un acuerdo entre el gobierno y las empresas para llevar, ahora, un proyecto de ley rotundo al Parlamento.

Y llegamos al problema más enrevesado jurídicamente y políticamente: la reforma de la Constitución. Estamos viviendo cada día consecuencias indeseables de una Constitución que tendría que modificarse cuanto antes. Monarquía, Fuerzas Armadas, Autonomías y alguna cosa más están rompiendo las costuras de una Constitución que nos va a explotar en las manos si no la modificamos. ¿Por qué no acordamos entre todos que al final de esta legislatura haremos el dificilísimo proceso de cambio que ya no espera más?

En unas pocas líneas es muy difícil detallar problemas y soluciones, pero para empezar a dar una pequeña esperanza, igual puede valer. Vosotros lo podeis completar también

(4 voto/s, media: 4,25 de 5)

11 Respuestas a Esto se podría arreglar

  1. quintamala dice:

    Cuando hace décadas decidimos convivir en paz mediante unas reglas dadas en nuestra (y recalco NUESTRA) Constitución, muchos…. Seguramente los que ahora pintamos canas (o calvas..) confiábamos en que iba a ser una herramienta útil. Yo al menos lo pensé (y seguramente tambien usted D. Luis).
    En mi opinión una norma como la NUESTRA, primero hay que conocerla porque es la única forma de cumplirla…. (derecho al trabajo, a una vivienda digna, a asociarse, y tantas y tantas otras cosas..)
    ¿Una reforma?.. ¿Con que finalidad? ¿Para que la vivienda deje de ser digna?.. ¿Para que el trabajo pase a ser algo distinto?.. ¿Para que asociarse sea penalizado?.
    ¿No hubiera sido más fácil aplicar sin fisuras los preceptos de la Norma en lugar de cuestionarla, antes de “acomodarla” a los vicios adquiridos en estas décadas?.
    Mucho me temo que si llega a modificarse volveremos a las “andadas” en no mucho tiempo.

    Vota este comentario: Thumb up 4 Thumb down 3

  2. Francisco I dice:

    Yo también opino que NUESTRA Constitución está bién como está. No hace falta cambiarla; sólo hace falta cumplirla y hacerla cumplir sin complejos.
    Pudiera ser que alguno de sus preceptos no esté bién desarrollado por las leyes posteriores; y en ese caso sí que es necesario un nuevo desarrollo.
    Dejémosnos de experimentos y menos en tiempos borrascosos.
    De puede y se debe modificar la Ley Orgánica del Consejo del Poder Judicial; se puede y se debe modificar el Código Penal, se puede y se debe modificar la Ley General Tributaria; pero nada de ello obliga a modificar la Constitución. BASTA CON CUMPLIRLA Y HACERLA CUMPLIR.

    Vota este comentario: Thumb up 5 Thumb down 3

  3. aypenapenitapena dice:

    Ya que ha metido usted en su comentario a la Guardia Civil. ¿Ha visto el nuevo varapalo que le han metido desde la Comisión Europea? Vulneran los derechos a sus propios trabajadores, como para tenerlos presente con los de los demás. Eso si, la Policía está peor.

    Vota este comentario: Thumb up 2 Thumb down 0

  4. surco dice:

    Por reflexionar sobre algunos puntos.

    Puede que el primero suene raro, pero estoy convencido por puta experiencia. La crisis del PSOE/PSC no es un problema territorial, no es un problema de sensibilidades, no es un problema de ideología…..es un problema de proyecto y de liderazgo. Cuando existe un proyecto adecuado y aceptado, la gente se une para generar ideas y trata de marcarse metas que permitan desarrollar esas ideas. Cuando no hay un proyecto y liderazgo natural, la gente suele dedicarse a salvar su parte del terruño generando o creando problemas. El PSOE lleva mucho tiempo sin un proyecto y sin un liderazgo adecuado. Los problemas son solo consecuencias. los problemas los magnifican, los minimizan o los solucionan las personas.

    En cuanto a la reforma constitucional.

    Creo que hay que abordar las financiaciones de los partidos. Creo que hay que reformar varias instituciones Creo que hay que debatir sobre la estructura política del estado y creo que hay que acercar la política al ciudadano. Quizá pueda hacerse todo eso con esta constitución. si es así, adelante, pero tengo mis dudas. La forma me da igual. Vamos al fondo mediante el debate abierto y el consenso, y luego que el fondo nos de la forma.

    Vota este comentario: Thumb up 5 Thumb down 1

  5. Francisco dice:

    En tiempos de crisis no se hacen mudanzas!

    Pues eso.

    Algunos me dirán que la mudanza es la solución a la crisis, pero eso iría contra el dicho, y el dicho es mas sabio aunque solo sea por antiguo.

    O como dice una famosa institución financiera quebrada que sostenemos entre todos: Empecemos por los principios!

    Y los principios son que ya tenemos una Constitución que somos incapaces de cumplir y que debemos saber cumplir antes de pretender cualquier cambio.

    Si no fuera así, ¿como sabremos que la anterior era mala si no llegamos a cumplirla?

    ¿Y como no temer que la nueva Constitución solo sería la justificación de nuestros errores y de nuestros incumplimientos, dando certificado de veracidad a lo que queremos que vean nuestros ojos, siguiendo ciegos a la realidad?

    Vota este comentario: Thumb up 3 Thumb down 3

  6. surco dice:

    @Francisco. Enlazo con mi comentario anterior.

    Hay una diferencia esencial entre la transición y el momento de hoy ( hay muchas, pero una es esencial) y es la credibilidad. Suele decirse que la transición de los 70 se basó en la capacidad de unos y de otros de ceder. Puede, pero si de verdad se basó en algo fue en la capacidad de los españoles para confiar en los que por entonces negociaban ese sistema y esa constitución. eso fue lo realmente excepcional.

    Hoy no tenemos ese caso. Los que representan esas instituciones están tocados y algunas de esas instituciones también. Estoy de acuerdo en que de cumplirse gran parte de la constitución no tendríamos varios de los problemas que tenemos, pero es que el desprestigio de la clase política ha tocado a la propia constitución.

    Revisar un texto y que se produzcan cambios paralelos en otras esferas ( si no, es inútil), no implica renunciar a todos los principios del texto anterior, ni mucho menos. Implica una voluntad de cambio que hoy es necesaria y que tiene que producirse tanto en actores, como en otros elementos. Para eso, expresar esos cambios en un texto ayuda a recuperar confianza y a escenificar una voluntad de mejora que luego debe de ser real. Es solo eso. Nadie habla de desenterrar a Durruti. Hablo de evolucionar con la sociedad.

    Vota este comentario: Thumb up 3 Thumb down 0

  7. quintamala dice:

    @ surco.
    Primero perdón por meterme en tu respuesta a Francisco I.
    Destacar de tu comentario: “Suele decirse que la transición de los 70 se basó en la capacidad de unos y de otros de ceder. Puede, pero si de verdad se basó en algo fue en la capacidad de los españoles para confiar en los que por entonces negociaban ese sistema y esa constitución. eso fue lo realmente excepcional”.
    Señalas el “ceder” como elemento clave de la capacidad de los españoles para negociar el Sistema y su Norma calificándolo de excepcional.
    Entonces cabe preguntarse si no hemos perdido la capacidad de CEDER. Y creo que esa es una de las claves de la problemática actual, ¿Cuanto tiempo se dedica a NEGOCIAR entre las fuerzas politicas, y cuanto a lanzarse reproches con el manido “y tu mas”?…
    La Norma o Constitución se ha desarrollado en estos años mediante Leyes que bien podían haber evitado llegar a los extremos actuales. Pero en lugar de potenciar el espíritu con que nació se esta llegando a cuestionar.
    Suele ocurrir que cada vez que cambiamos de jefe en el trabajo, el nuevo echa a la basura los logros del anterior con el argumento de que “yo lo hago mejor”. Y luego viene otro que lo hace mejor aún…. y así sucesivamente hasta que el último no sabe ni cómo epezó todo.
    Por eso creo que hay que preguntarse si no sería mas prudente tener a un jefe que respete las normas que cambiarlas.

    Vota este comentario: Thumb up 3 Thumb down 3

  8. surco dice:

    @Quintamala.

    En absoluto. Si hay algo que merece la pena de los blogs es que podamos entrelazar conversaciones y relacionar ideas de unos y de otros ( con permiso del blogger). Eso es lo que enriquece. Soltar un rollo y no interactuar es propaganda o a lo sumo sondeo. Lo primero no me interesa en un foro y lo segundo solo en ocasiones.

    Respecto a lo que comentas: Evidentemente la capacidad de negociación es fundamental para llegar a acuerdos. El problema no me parece tanto que se haya perdido, como que se ha usado mal. Y pondré un ejemplo significativo.

    Ha habido pacto tácito entre los partidos ( durante mucho tiempo, ahora menos) a la hora de no hablar de financiación o de no tirarse a la cabeza el dinero perdonado por los bancos. No ha habido acuerdo a la hora de buscar una solución común al problema de la banca desde la perspectiva del ciudadano. No creo que sea un problema de pérdida de capacidad de negociación, creo que es un problema de pérdida de la noción del interés ciudadano en esas negociaciones. Como ahora no hay tarta para todos, se genera más ruido entre la clase política. Solo eso…… y fíjate. Bendito ruido si sirve para limpiar. Lo malo no es el ruido, sino el motivo por el que se origina.

    Si me lo permites, quiero completar tu frase. No se ha perdido en estos tiempos la capacidad para negociar, esa se sigue teniendo cuando le interesa a cada formación. Lo que se ha perdido es la capacidad para negociar en beneficio de la sociedad. Pero eso no es de ahora, viene desde hace muchos años y va relacionado con la pérdida de calidad de nuestra clase política.

    En cuanto a lo de los cambios de jefe. No puedo estar de acuerdo. Es la base de la democracia. Lo que es responsabilidad de todos es seleccionar mediante el voto a las personas adecuadas y dotarnos de un método que facilite esa selección y que articule mecanismos para jubilar a los que no den la talla…..y ahí tenemos una asignatura pendiente.

    Vota este comentario: Thumb up 5 Thumb down 0

  9. quintamala dice:

    @ surco
    ….en lo referente al “jefe”, obviamente me refiero al elegido en cada legislatura.
    He intentado explicar lo que ocurre cuando a base de cambiar las cosas a veces no sabemos ni a donde vamos.
    A veces, es fundamental leer detenidamente las bases de un concurso, de un proyecto, ….(las normas en definitiva), porque pueden ayudar a retomar el camino adecuado.
    Un saludo.

    Vota este comentario: Thumb up 1 Thumb down 2

  10. Francisco dice:

    @Surco y a quien se de por aludido.

    Pues fíjate que yo lo que creo es que los dirigentes actuales solo han perdido credibilidad por su incapacidad en mantenerse y cumplir fielmente, de forma ética y caballerosa, es decir no solo siéndolo sino pareciéndolo, con el marco aquel que tan bien nos dieron aquellos padres de la Constitución que supieron ceder todo lo que se pudo.

    Y es que llegó un día, 30 años después, en que ya no se puede ceder más sin salirnos del marco. Y entonces mi temor es el que expuse: ¿no será que la modificación de la Constitución solo sirviera para ceder donde ya no se puede, consiguiendo que nos salgamos del marco?

    Por otro lado, como bien dices, si se cumpliera la Constitución que hoy tenemos muchos de nuestros problemas desaparecerían.

    Pues eso.

    Empecemos por los principios.

    P.D. Con 6 millones de parados que esperan que alguien se ocupe de ellos, dedicar fuerzas y recursos a debatir sobre como hacer para que los desmanes de nuestros dirigentes cuadren dentro de la Constitución, cambiando la constitución y no sus desmanes, me parece una frivolidad, hablando con eufemismos.

    Vota este comentario: Thumb up 2 Thumb down 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *