CONFERENCIA: Hacia un enfoque integral de la Seguridad

ESCUELA DE LA GUARDIA NACIONAL REPUBLICANA. QUELUZ (PORTUGAL)

No saben ustedes lo que agradezco que me hayan invitado a estos encuentros de “Las tardes de Queluz”.

Portugal es uno de los cinco paí­ses europeos que tienen esa fuerza de seguridad intermedia entre la policí­a y las FAS que es la Guardia Nacional Republicana. Las otras naciones son: Holanda,Italia, Francia y España. España,concretamente, tiene la Guardia Civil.

Vengo de un paí­s donde este tipo de encuentros ocurren, pero son difí­ciles. Seguramente, España, es el paí­s europeo que menos interés tiene por temas de Seguridad, Defensa y Fuerzas Armadas.

No se si en Portugal existe o no una fuerte conciencia de Defensa. Pero esta invitación me dice que más que en España, seguro.

Soy Presidente de una asociación (el Observatorio Europeo de Seguridad y Defensa) dedicada a hacer conocer los problemas de la Seguridad y la Defensa a los españoles. Les aseguro que no es tarea fácil.

En estos momentos, todos deberí­amos estar trabajando para entender (primero) y responder (después) a las nuevas amenazas a nuestra Seguridad.

No estoy seguro de que lo estemos haciendo con decisión.

Ya sé que las Fuerzas Armadas son conservadoras por definición. Y bien está. Pero los dirigentes polí­ticos deberí­an presionar a los Estados Mayores para que dieran nuevas respuestas a los nuevos retosy amenazas.

Cayó el Muro de Berlí­n y las FAS nada cambiaron.

Dos aviones derrumbaron las Torres Gemelas en Nueva York y la respuesta del Gobierno americano fue tan tradicional como inútil: invadamos Irak.

No es culpa de los militares, que obedecen al poder polí­tico pero, pasado el tiempo, se comprueba que la respuesta a los nuevos peligros no podí­a ni puede ser la misma que antes de esos sucesos.

En estos momentos es fundamental construir seriamente el concepto de “Seguridad Integral”

Hace pocos dí­as, el 4 de junio, el Alto Representante Europeo para la Polí­tica Exterior y de Defensa, Javier Solana, se dirigí­a a los miembros del Parlamento Europeo para explicarles que es importante y urgente definir una polí­tica de Seguridad global, integral.

La relación de amenazas para los europeos, que cita, es muy interesante. Armas de destrucción masiva, terrorismo, crimen organizado y conflictos regionales.

Si estos son los riesgos ¿cuál debe ser la respuesta de los Gobiernos?

Adecuar las fuerzas y los medios precisamente a esas amenazas.

Pero nadie lo hace.

Vamos a vivir unos años de dificultades económicas y presupuestarias ¿no valdrí­a la pena que los Estados Mayores advirtieran a los Gobiernos de que los gastos y las inversiones están mal planificadas? O mejor, que esos gastos y esas inversiones son anteriores al 11-S y ya no valen.

Hablo de España porque no conozco bien los datos de Portugal.

Estoy convencido de que hoy es más importante disponer de una flota de aviones A-400-M que de más escuadrillas de Eurofighters. Creo que es más importante disponer de medios MRAPs que de carros de combate Leopard.

Me parece que potenciar la Armada es imprescindible. Con medios para el control de costas (terrorismo e inmigración) pero sobre todo con medios de lanzamiento de la fuerza.

Por cierto que aquí­ está una de las claves del futuro de nuestra Seguridad y Defensa: tenemos que dotarnos de capacidad para enviar Fuerzas Armadas a cualquier parte del mundo para ordenar las crisis que existen y existirán.

Esta es una de las claves que deberí­an estudiar los Estados Mayores: no se pueden prever hoy conflictos a escala europea, lo que es seguro es que vamos a vivir muchos conflictos internacionales ante los que los europeos debemos tener capacidad de respuesta.

¿En qué escenarios? En todo el mapa del mundo.

Por eso pedirí­a a los Gobiernos que exigieran a los militares que no sigan pidiendo los mismos medios que ayer. Que les pidan que estudien cuáles son los medios de mañana.

Ya se que es difí­cil, pero si no empezamos a crear una atmósfera de cambio, todo seguirá igual.

Los ciudadanos piden Seguridad y no les importa lo que haya que invertir para lograrla. Pero saben muy bien que un tanque no les defiende de una banda mafiosa internacional ni del ataque terrorista al metro.

¿Seguimos comprando tanques?

En cambio, los ciudadanos entienden muy bien eso de la graduación de la violencia del Estado.

Saben que para dirigir y ordenar el tráfico o frenar una pelea callejera está muy bien la Policí­a Municipal.

Saben que para lod grandes conflictos nacionales (si los hubiera) o internacionales tienen a sus Fuerzas Armadas para enfrentarlos.

¿Pero qué furza se utiliza ante los “conflictos de baja intensidad”? (en los Balcanes tenemos algún caso) o en la lucha contra bandas organizadas y terroristas?

La policí­a igual es poco y los Ejércitos igual son mucho.

La solución está en las policí­as militares. La Guardia Nacional Republicana es un ejemplo. La Guardia Civil es otro.

Para un Gobierno, tener una fuerza con disciplina militar y con capacidad policial, es una suerte.

Pero, claro, hay que conseguir que los Gobiernos acepten las consecuencias de esa idea.

Estas Gendarmerí­as nacieron para proteger las zonas rurales. Ya no deben ser sólo eso.

Hay que convencer a los Gobiernos de que deben crear unidades enteras de Gendarmes a disposición de los Estados Mayores para acudir a zonas internacionales de conflicto en los que no sea precisa la contundencia de las FAS.

Esto es complicado de aceptar. Hablo sólo de España. ¿Aceptarí­a el Gobierno español que hubiera tres compañí­as de Guardias Civiles disponibles para operaciones en el exterior. Me temo que no.

Se entiende a la Guardia Civil como policí­a rural pero no como fuerza de intervención internacional. No sé cómo lo tiene organizado Portugal.

Hay operaciones internacionales en los Balcanes que ya son plenamente policiales. O militar- policiales. Pero no hay fuerzas europeas adecuadas a los retos actuales de la zona. Y se mandan soldados. Está bien, pero no es lo adecuado.

Recuerdo que en una reciente crisis en Haití­ se enviaron infantes de marina; ¡cuánto más adecuado hubiera sido mandar gendarmes a una crisis tí­pica de orden público no de gurra!

Estoy defendiendo la idea fundamental de adecuar la fuerza a la amenaza.

Pero estamos todaví­a pensando que vimos en los tiempos de la amenaza de los carros de combate en las llanuras europeas y estamos adecuando nuestras respuestas a unas menazas que ya existen.

¿Tienen la culpa de esto sólo los polí­ticos. No, claramente, no. También la tienen los militares.

¿Qué militar se atreve a decirle a un Ministro que le sobra infanterí­a y que le hacen falta más gendarmes? Ninguno.

¿Qué militar le dice a un Ministro que le sobran tanques o cañones? Ninguno.

La actual situación en el mundo requiere que las respuestas a los retos sean adecuadas y proporcionales. Ese sistema de furza que escala desde la Policí­a Municipal has los Ejércitos hay que tomársela en serio. Eso lo entienden los ciudadanos y lo pagarí­an de buen grado. El modelo actual está terminado.

Señoras y señores: tienen ustedes ante sí­ un reto apasionante, hacer realidad el nuevo modelo integral de Seguridad de sus conciudadanos.

No se olviden que el futuro de Europa lleva el nombre de Lisboa en su nueva Constitución.

¿No podrí­an ustedes ayudar también a definir esa Seguridad europea integral que soñamos muchos?

Muchas gracias y buena suerte.