¿De verdad luchas por la igualdad hombre/mujer?

| Luis Solana

Sigo con enorme atención todos los movimientos sociales que gritan (de muchas formas) su deseo de la igualdad de derechos entre mujeres y hombres. Mi solidaridad con todos y todas los que pelean para que la sociedad -en todos sus rincones- acepte la igualdad básica de los dos géneros.

Pero, además de manifestarse ¿hay algún colectivo que haya reclamado soluciones concretas? Porque no hay que olvidar que, desde los inicios del tiempo, la tendencia de los humanos a adaptar los objetivos a las capacidades de cada uno, ha sido regla general. Desde que nos conocemos, tenemos claro que -en general- los hombres tienen más fuerza que las mujeres. Y desde que empezamos a vivir en la cueva, los hombres realizan trabajos más duros que las mujeres.

¿Qué hacemos con esta desigualdad? Llegar a hacerla desaparecer es imposible por definición; pero matizarla se ha podido y se puede; y el futuro digital favorecerá muchísimo la desaparición de esta desigualdad estructural.

Pero esta desigualdad tan obvia es aceptada sin problemas por unos y por otros: no parece ni fácil ni fundamental resolver esta diferencia. Incluso puedes encontrarte en la vida con muchos casos (y sobre todo a ciertas edades) que muchas mujeres tienen más fuerza que muchos hombres.

¿Y la menstruación? Aquí se terminaron los matices: sólo la mujer tiene este fenómeno corporal que general diferencias muy serias con los hombres. Una desigualdad que se comprueba todos los meses en una inmensa cantidad de mujeres y en ningún hombre. Sangre y dolor un mes tras otros pero nadie se ha planteado solucionar esta diferencia entre los dos géneros. Es muy interesante que, últimamente, veo en algunas manifestaciones feministas que exigen que sean más baratos todos los elementos que disimulan y facilitan el tiempo de la regla: «¡Bajemos los precios del Tampax»! Bien está; pero no es eso. Lo que hay que conseguir es que sangre y dolor no se identifiquen con una fase de la vida de una mujer. Porque tiene consecuencias también en el mundo del trabajo. Recordad vosotras y vosotros la de veces que habéis comentado algún detalle de la actitud de una compañera de trabajo recordando que «me parece que tiene la regla».

Os pido que en la próxima protesta pública pidáis que este fenómeno de la menstruación se investigue. Que haya recursos y decisión política para hacer desaparecer esta diferencia tan notoria entre mujeres y hombres. Leo en El País que por lo menos hay un Centro de Investigación del Ciclo Menstrual y la Ovulación en Canadá. Está escaso de recursos y donaciones. Pues ¡vamos a ayudarle! Que se vea que la lucha por la desigualdad no es sólo cuestión de gritos (que sí) sino también de propuestas científicas con apoyo económico de Estados y personas.

Pero la gran diferencia la enorme diferencia entre mujeres y hombres aparece con la procreación. Unos minutos de satisfacción sexual de una mujer y un hombre pueden dar lugar a nueve meses deformación física, a una dolorosa multiplicación y (seguramente) a meses de cuidar a un nuevo ser humano. En esta historia, seguro que los gritos de las mujeres van a conseguir resultados antes de lo que pensamos. En claramente imaginable, que la mujer pueda llevar un óvulo fecundado a un centro adecuado para que cuiden esas células hasta que, nueve meses después, avisen a la mujer de que tiene un niño a su disposición recién nacido.

Seguro que alguna mujer podrá añadir más diferencias importantes a estas que aquí estoy señalando.

Dadme ideas,

7 Responses to ¿De verdad luchas por la igualdad hombre/mujer?

  1. LETRA says:

    Para mí lo más interesante es cuando primero se establecen dos categorías de género, hombres y mujeres, y se observa que históricamente ha habido un género más fuerte físicamente que el otro, y eso ha sido determinante en la posición que ha ocupado. Pero, cuando se profundiza, aparece por ejemplo que las mujeres mayores son de media más fuertes que los hombres mayores. Entonces se comienza a hablar de circunstancias, de excepciones a la regla, de que en términos generales los hombres han realizado trabajado más duros o tomado más riesgos fuera del hogar y eso explica por ejemplo su nivel de esperanza de vida, que es menor que el de las mujeres. Es una cierta sociología de masas, pero se puede hilar más fino. La clave creo que está en la contradicción desde la que la derecha hace su discurso, en el que por un lado parten de la base de que todos somos desiguales respecto a todos los demás, pero a continuación a ellos no les interesa que el Estado solucione esas desigualdades cuando son un problema o una desventaja para las personas, ni tampoco favorecer lo que hace, para bien, a las personas diferentes entre sí, sino que el objetivo para la derecha es promover las desigualdades tradicionales, las que perpetúan una cierta concepción del orden que, curiosamente, aliena a la inmensa mayoría de la población. O sea, en el mundo al revés, la derecha pasa por defender los derechos individuales y la izquierda los colectivos, pero en realidad la izquierda se basta a sí sola para defender los intereses individuales y colectivos.

  2. Nerea says:

    La capacidad no tiene género
    Dáme tiempo que te daré ideas
    Sobretodo alguna relacionada con el liderazgo y la importancia de las habilidades emocionales en la gestión de relaciones, sobretodo en las laborales

    Por cierto, el día que te canté las cuarenta, no tenía la regla

  3. Nerea says:

    Asomo
    Preparados, listos , ya
    Preoarad perdigones, zascas, muros, lo que queráis
    Qué asomo y asumo

    Me encontré a este tal Richard y oh! hablaba en mi idioma

    Todo lo complejo se resuelve o empieza a resolver desde el interior de uno/@/e ,ya ves tu, etiquetas a mi ( o/@/e/i/o/u)

    Claro que parto desde la convicción total y la base de la igualdad con todas las diferencias, pero iguales

    Me pegué un viaje interior de la Ostia

    Eso sí, yo animaría a hacerlo a las bravas, con toda la valentía y ojo, sin atajos

    Bueno pues que todos los procesos hay que transcurrir los, absolutamente todos, y después del viaje, ya no hay vuelta atrás

    Lo difícil es transcender

    Y en esas ando

    De tan sencilla solución , que no simple, parte TODO

    Venga, animaros: perdigones, zascas, muros, lo que queráis

    Del dolor también se aprende

    Preparada, lista, ya!

  4. Nerea says:

    Oye Luis
    qué estoy pensando no darte más ideas
    Si ser parte de la solución y no del problema, no te parece suficiente

    Desde el 2016, llevo exponiendote los avatares de un colectivo , mayoritariamente de mujeres, para más detalle telefonistas resilientes, resistentes y «esenciales» ,que aún no has atendido

    Como mujer, con mis debilidades, hago mis mayores fortalezas
    Tú como hombre, con tus fortalezas , expones tus debilidades

    Y por supuesto

    Humildad

    Aquí nadie es Dios

  5. Hilda le Cevallos says:

    Hoy en dia, la fuerza casi no se emplea, es la inteligencia y la preparación las que priman.
    Creo que nivelar las oportunidades de estudio y trabajo es lo que necesitamos para poder ser «personas» viviendo en equidad respetando las diferencias.

  6. Nerea says:

    Y con un toque femenino, de mujer, de sensibilidad y aroma de posibilidad amiga Hildale

    Te echaba de menos entre tanto hombre

    Gracias

    Chapeau

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.