Dos batallas típicas de los seres humanos, hoy.

| Luis Solana

Os voy a contar dos batallas que reflejan magníficamente cómo es la Humanidad, hoy. La Humanidad no hay manera de que deje de luchar: viene desde su fundación. Pero ahora, las batallas pueden tener unas características muy distintas a las de hace un montón de páginas hacia atrás en nuestra historia humana. Siempre hay y habrá batallas entre seres humanos. A distintas escalas y con diversa trascendencia. Pero ahora, son tan distintas que vale la pena pasar unos minutos analizándolas.

Todos somos un tanto conservadores, y aquí está el origen de uno de los motivos de conflicto. Vamos a por el ejemplo de ahora mismo: EEUU y la UE amenazan a Rusia si toca las fronteras de Ucrania. En el continente que más ha modificado sus fronteras en los últimos 50 años hay un cierto cansancio institucional capaz de llevar a muchos europeos (y a muchos americanos) a apoyar un conflicto armado si así se evitan más cambios de fronteras.

Ucrania y Rusia son dos países hijos de las desgracias que generó la URSS. Y, con debates internos incluidos, los dos intentan superar un tiempo oscuro. O intentan copiar el pasado mejorándolo (Rusia), o tratan de buscar nuevas formas de convivencia apoyándose en los ejemplos europeos (Ucrania).

Y allá van estos dos países a rozarse, a provocarse y a amenazar más choques. Y muchos europeos y sus amigos americanos avisan al más grande: si tocas las fronteras de Ucrania tendremos riesgo de violencia global.

Nada nuevo en la Historia de la Humanidad.

Al mismo tiempo científicos europeos logran simular el inicio de un embarazo humano con un embrión artificial. Un capítulo más de la eterna lucha por la vida de los humanos. Hablo de este capítulo, en el capítulo anterior la lucha era por la muerte. Dos metas, insisto, tan viejas como la Humanidad: la vida y la muerte.

Parece mentira, pero es exactamente así: en las mismas tierras donde amenazan muertes por conflictos bélicos se acierta a desarrollar cómo se crea la vida. Todo cuesta dinero y tiempo: mucho de las dos cosas.

Felizmente, la Humanidad puede estar amenazando de muerte a pueblos enteros y a la vez esforzándose para conocer cómo se crea la vida. ¡Ojo! Esto ha sido así desde siempre, ahora se aceleran las cosas en los dos campos y se está acercando el día en que será tan fácil matar como reproducir un ser humano.

La Biblia hace XVI siglos antes de Cristo, ya cuenta cómo un Dios, Yahvé, podía crear vida o destruirla. Pues estamos muy cerca de hacer lo mismo que aquel mítico Dios: quitar vida y crear vida.

 

5 Responses to Dos batallas típicas de los seres humanos, hoy.

  1. LETRA says:

    Quitar vida y crear vida es consustancial a la Humanidad. Todo el desarrollo humano se ha basado en esos dos vectores, más allá del bien y del mal. Lo que estamos cerca es de hacerlo plenamente conscientes de cuándo está bien y cuándo está mal. O sea, la humanidad ha venido haciéndolo durante toda su historia con atenuantes, cada vez menos. No se valoraba la vida, las circunstancias obligaban, se creía en una trascendencia en la que, en último término, «Dios elegiría a los suyos» y la responsabilidad pasaba a ese spaguetti volador. Pero moral y filosóficamente los seres humanos nos hemos desarrollado mucho más que científica o tecnológicamente. El umbral es ese. La plena consciencia. El valor de lo que debe morir y de lo que debe vivir. La ausencia de condicionantes que nos lleven a equivocarnos. La trascendencia de las realidades y no la de las creencias imaginarias.

  2. LETRA says:

    Significado tiene todo, incluso cuando se dice, o incluso se cree que algo es insignificante. Lo importante es saber también si su significado es verdadero o es falso. (Y no entremos en metafísicas, al alcance de los seres humanos está saber de casi todo si es cierto o mentira y si las cosas son buenas o malas).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.