El viento que se avecina en Cataluña. ¿Para bien?

| Luis Solana

Como es lógico los catalanes nacionalistas son conscientes del parón que han sufrido sus sueños. Y lo que es más importante: que los protagonistas hasta hoy están «quemados» para el mañana.

Es normal que, en política, jugar al «todo o nada» quede simplemente en «algo». Digo: en política, porque cuando ese «todo o nada» tiene algo tan distante y tan distinto como las armas, los españoles sabemos muy bien las consecuencias.

He seguido siempre muy de cerca la política catalana y siempre con interés creciente. Desde las conversaciones en Cataluña con el President Tarradellas, hasta los debates variados (y siempre interesantes) con el President Pujol, pasando por los textos inteligentes de D. Salvador de Madariaga sobre el particular en su apasionante libro «España». Hasta tener un lazo personal con Cataluña a través nada menos que de un nieto.

Que Cataluña tiene que tener un tratamiento político especial, yo no lo dudo, pero cada matiz y cada texto sobre el particular necesitan redactores-protagonistas muy inteligentes en ambas partes, porque el asunto no es, ni ha sido, ni será nada fácil (¿Y qué?).

Atento siempre a lo que nos ocurre en Cataluña, me ha parecido escuchar unos sonidos previos a algún vendaval. Os los voy a contar y luego exponéis vuestras ideas y opiniones.

En el Govern catalán ha aparecido una pieza que recomiendo seguirla muy de cerca. Tiene 58 años y ha trabajado en el mundo periodístico y ha estado entre los dirigentes de empresas petroleras muy conocidas. Estudió en la Universidad de Navarra y luego en ESADE (curioso). Hoy goza de un sólido patrimonio, que ha sabido administrar al mismo tiempo que administraba las finanzas del Grupo La Caixa y más tarde ayudaba a dirigir la Fundación La Caixa.

Lo dejo un poco en otro territorio del artículo, pero también fue actor en el Fútbol Club Barcelona con sus relaciones y negociaciones junto a J.L. Laporta. Ningún rincón de Cataluña ha pasado por alto este personaje, que viene poco a poco y sube poco a poco por la escalera de las grandes decisiones.

Pero, bueno, ¿de quién habla usted? Es verdad que estaba convencido de que todos los lectores sabían ya de quién trato aquí. Pero entiendo que mis obsesiones no tienen por qué ser contagiosas.

Hablo de señor Jaume Giró Ribas, hoy Conseller de Economía y Hacienda del Govern de la Generalitat. Viejo conocido de Junts, seguro asesor del señor Puigdemont y siempre buen conocedor del dinero y de su manejo.

Ahí tenéis la base del nuevo viento que se apunta en el horizonte catalán. Todos atentos al personaje y su entorno: no es ningún terremoto, es un viento creciente que sentiremos muy pronto en Cataluña y en España.

Con serenidad: atentos.

 

One Response to El viento que se avecina en Cataluña. ¿Para bien?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.