Escudos y logotipos: la importancia de definir.

| Luis Solana

Este texto va a tener un cierto aire personal, pero -como verá el lector- me resulta casi inevitable.

Uno de los éxitos de cualquier institución del tipo que sea, es que tengan una imagen que permita rápidamente a las gentes conocer qué quiere, por qué lucha, qué vende, qué sueña o cualquier meta que consideren su porqué de existir. Y en esta definición entran desde órdenes religiosas, hasta servicios a la comunidad, hasta negocios y empresas y hasta naciones. Todo grupo humano, del tipo que sea, es muy interesante que se autodefina con una simbología sencilla y comprensible. Así lo han entendido, por ejemplo, las naciones. Y desde hace tiempo, es muy importante para las empresas.

He tenido la suerte de haber vivido de muy cerca las modificaciones del Escudo de España y de la simbología de Telefónica. Un Estado y una empresa. En ambos casos al inicio de la década de los años 80 del pasado siglo.

Seguramente muchos políticos del inicio de la Transición no recuerden que la Constitución que juraron o prometieron tenía una portada con el Escudo de España definido por Francisco Franco. En la Constitución no se habla del Escudo de España (uno de los pactos para evitar problemas) pero todos los textos constitucionales y todas las banderas de España han llevado hasta el inicio de los 80 el Escudo que inventó el Gobierno de F. Franco.

Mi interés por la vexilología (atención a esta ciencia) me había llevado hacía tiempo a creer en la importancia de los símbolos y escudos. Y lo intenté con el de España. Trabajé intensamente y pude un día proponerle al dirigente socialista Alfonso Guerra, la idea y un diseño. Me consta que lo comunicó a un representante del Gobierno de aquel momento, Pérez Llorca, y se aceptó iniciar el procedimiento parlamentario.

El día 18 de Diciembre de 1981, el Parlamento confirmó la recuperación del nuevo/viejo Escudo de España. Y poco a poco todas las banderas institucionales (las políticas son otra cosa) tuvieron en la franja amarilla el «nuevo» Escudo de España, hijo natural del que, con pocos cambios, había tenido España desde la monarquía a la República.

Poco después se me encargó la responsabilidad de presidir la compañía de teléfonos de España. La empresa, de propiedad mayoritaria norteamericana, tenía un Escudo redondo con la leyenda «Compañía Telefónica Nacional de España» rodeando un mapa de la península Ibérica. Difícil encontrar un esfuerzo simbólico tan contrario a la realidad: la Compañía no era propiedad de los españoles. En esos años 80 se intenta hacer de verdad a Telefónica una empresa española. Se incorpora (primera empresa española) a la cotización en Wall Street, se presenta a la serie de privatizaciones que tenían lugar en esos momentos en las Telefónicas de América Latina. Y el logotipo, la imagen de empresa, se cambia totalmente: se terminó la voluntaria confusión que entrañaba «Compañía Telefónica Nacional de España» para pasar simplemente a «Telefónica».

Desde el primer momento, todos los participantes en la redacción del «nuevo» Escudo de España tuvimos una obsesión: recuperar con la mayor exactitud los símbolos históricos y tradicionales de nuestra Nación. El mensaje era de permanencia, Historia y continuidad. Y ahí está.

Desde el primer momento, todos los que tratábamos de inaugurar un nuevo logo de Telefónica, estábamos obsesionados con las ideas de modernidad y futuro. Fue muy complejo en esos tiempos y no a todos los poderes les parecía oportuno. Pero se hizo. Y una T digital no ha dejado, desde entonces, de estar cerca de la imagen de Telefónica.

Hoy, felizmente, España fomenta la idea permanente de España con su Escudo. Y Telefónica, con su logo, la imagen de futuro tecnológico que quiere ser.

 

 

 

2 Responses to Escudos y logotipos: la importancia de definir.

  1. MANACOR says:

    El escudo del General Franco està basado en el de Carlos V que se puede observqr en la Capilla Real de Granada.Lo que si hizo fue restituir la bandera tradicional ; la roja y gualda, cuyo cambio, segun declaraciones del General Rojo, lo mas clarividente de la Republica, un militar de Estado Mayor, fue uno de los grandes errores cometidos por ese régimen autoproclamado y no refrendado., camino obligado para la bolchevizacion de nuestro pais.
    Luis, siempre llevando agua a tu molino.

  2. Nerea says:

    Buen día
    Cansada ya de entrar y no ver avance tema
    Bien o no, amparada en el libre pensamiento, escribo

    No por hablar en nombre de España se ésa español, no por hablar en nombre de TDE MS, se es telefónico

    Puede un@, estar alineado con escudos y logos y con culturas de empresa

    Ser un@, implica aglutinar todas las diferencias en 1

    Mientras haya diferencias que no se contemplen para sumar, no llegaremos al concepto de MARCA ( ver definición de marca)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.